EMBARAZO – SEMANA 5

Publicado el

No se si está bien dicho «Mi Segunda Maternidad», porqué en realidad estás metida ya en ello, pero lo llamaré así.

Cómo bien sabes, alrededor de la semana 5, si tu menstruación es regular es posible que notes su ausencia y a partir de ahí vayas a buscar una prueba de embarazo y bla bla bla…

Pero hay mujeres que conocen muy bien su cuerpo y antes de la semana 5 ya saben que algo se cuece en su interior. Su cuerpo les habla sabiamente y ellas lo escuchan, lo miman y lo entienden todo. Yo soy una de ellas. Me pasó con Martina y me volvió a suceder.

***

¡Éste año fue un año de bodas! Nuestras amistades se van casando y no hay mayor alegría en el mundo que ver como se van formando familias. Bien, pues nos dimos de margen hasta el fin de la última boda para poder disfrutarlas al máximo. En unos 15 días desde entonces yo ovulaba de nuevo. Yo lo se porque soy muy, muy, muy regular y ya he pasado un embarazo antes, pero si no sabes cómo calcularlo haz click aquí. Bueno, el tema es que hicimos diana a la primera como con Martina… Tema que te hace pensar que si en nuestros años de juventud (hace ya 10 años que vamos de la mano) no lo hubiéramos hecho «bien» tendríamos ya nuestro equipito de fúbol, banda de música, o grupo de costura… cómo quieras llamarlo. (jejeje…)

Yo supe que estaba embarazada desde pocos días después de dar en la diana. Mi cuerpo me lo chivaba todo, al pié de la letra, tal cual me sucedió con mi princesa. Noté las cosquillas en mi útero lo primero de todo. Después los pechos ya no se me hicieron más grandes cómo en el primer embarazo sino que se me hincharon de golpe. Algún que otro día con dolor de cabeza… Y así pasaron los días hasta que llegué a la semana 5.

Yo ya lo sabía y evidentemente mi marido también, aunque incrédulo. Así que a mitad de la semana 5, la primera de agosto, estando ya de vacaciones en UK… ¡¡¡Me hice un test que salió POSITIVO!!! Nos miramos los dos y dijimos lo mismo… Cariiii qué fuerte… a la primera también… Se nos puso el vello de punta… ¡¡Qué sensación!!

Con Martina me hice 3 tests de embarazo y pensaba que con uno que me hiciera esta vez tendría bastante. Pero no fue así.. jeje ¡¡¡Compramos uno más!!! Un  ClearBlue Digital y con este ya nos quedamos satisfechos, tranquilos y sabiendo… ¡¡¡que el año que viene íbamos a ser uno más en la familia!!!

Nos dimos un par de días, para asimilar la noticia, a nosotros mismos. Sabíamos ya lo que nos venía encima… Ser cuatro ni de lejos es lo mismo que ser tres… aunque ya lo iremos descubriendo. A nuestra pequeña aun le faltaba un mes para cumplir los 2 añitos, así que se llevarían los 2 años y medio. Una tan pequeña con sus necesidades emocionales y el otro u otra por llegar con un camino que iniciar desde cero.

Pero una cosa tengo clarísima: ¡¡¡Es el mejor regalo que nunca le podríamos haber hecho a Martina!!! Y viceversa evidentemente. Para mí la familia es lo primero en esta vida. Y hablo por y para mí, mi hermana es lo más preciado que he tenido nunca. Mi compañera de juegos, de confidencias, en general mi compañera de vida.

Y cómo ya sabréis en mi primer embarazo no pude darle la noticia a mi hermana en persona, ya que en esos momento ya estaba en Reino Unido (Aquí podéis leer ese capítulo). Así que en este, dando la casualidad que estábamos allí con ella fue la primera en saberlo, de primera mano, de tu a tu… Se deslizaron lágrimas en sus mejillas mientras hablaba a trompicones entre sonrisas. El destino es así de caprichoso. Unas veces te da más y otras menos. Y esta vez pude estar con ella y abrazarla en un momento tan especial.

¡Te quiero!

Paula

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.