En busca del Parto Natural

Publicado el

Bien, una vez «medio informada» de los tipos de partos que había…

¡¡¡Me preparé para preguntarle a mi ginecólogo!!!

Bien, sabía que quería un parto vaginal…

Que en casa me daba respeto… así que sería en un hospital…

Que no quería oxitocina ni epidural… de momento… luego ya se vería…

Que NO QUERÍA por nada del mundo una CESÁREA.

(pero que si tenía que ser… adelante… todo por mi hija…)

***

¡¡¡Llegó el día de la visita!!!

Que nervios, que ilusión… no de ver al ginecólogo… jijiji

¡¡¡Sino de saber como iba todo y de ver y escuchar a mi renacuaja!!!

¡¡¡Y de exponerle mis allazgos… y mis dudas…!!!

.

Llegamos, nos esperamos y pasamos a la consulta.

Me preguntó cómo estaba, cómo me encontraba, me miró esa barriga que ya empezaba a notarse… ¡¡¡y mucho!!!

Luego miramos y comentamos los resultados de los últimos análisis… todo bien, el O’sullivan un poquito por encima, nada… dos puntos, así que todo perfeeeeeeeeeeeeeeeeeecto… buuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuufffff…

¡¡¡ME HABÍA SALVADOOOO DE LA CURVA LARGA!!!

¡¡¡GENIAL!!!

(no hay nada en el mundo que me de más pánico que las agujas, y por tanto, análisis y demás… así que si me ahorraba ese, pues genial… descartando ya más cositas que pueden pasar en un embarazo… como la diabetes gestacional…)

Pasé a la camilla para hacerme la ecografía, bufff… otra vez ese gel heladoooo… brrrrr…

pero miraaaaaaaaaaa… mi pequeña estaba allíiiiiii… con su corazoncito latiendo ¡¡¡súper fuerte!!!!

¡¡¡Qué campeona!!! Allí vimos otra vez su carita… su cuerpecito… nos volvió a indicar que era una niña… qué fuerte… la tenía dentro… había días que me olvidaba que estaba embarazada… y cuando volvía a la consulta y la veía y oía allí… el corazón me daba un vuelco… estaba gestando una personita… ¡¡¡me parecía increíble!!!

***

La hora de la verdad… 

Yo estaba dispuesta a salir de esa consulta con todas mis preguntas resueltas… jejeje

Así que me saqué la vergüenza de encima (ya que tengo y mucha… y más tratándose de mi intimidad…) y fui al lío…

– «Mire señor Doctor… he estado informándome éstas últimas semanas… y… no se qué le parecerá a usted… pero me gustaría poder tener un parto natural en el Hospital de Barcelona con usted, ¿Eso sería posible?»

– «Señora, los partos naturales solamente se estilan en la SELVA… jajajajajajaja»

¿De qué se estaba riendo?

¿Había alguna cosa que no era correcta?

¿Era esa manera de contestar a una embarazada, hormonada hasta las cejas, informada y con ganas de tener un parto natural?

¡De aquellos de toda la vida, que durante siglos y siglos han funcionado!

¡Sino ninguno de nosostros estaríamos aquí!

¡Qué ironía!

¡Quién era éste señor, para contestarme de esa manera!

¡Se estaba partiendo el pecho en dos!

 jajajaja

¡Qué risa!

Bien, pues a mi de risa ninguna,

Ese señor no me iba a sacar de dudas, ni ese día, ni ninguno…

Ya lo estaba viendo…

Que mala suerte… fui a encontrarme al ginecólogo menos pro-parto natural que había en la faz de la tierra…

… ni capaz de responderme una sola pregunta…

…para qué seguir…

No era lo que estaba buscando, claro está, pero que fuera… ¿Tan cerrado?

No se… dame alguna pista… dime dónde puedo informarme… dónde ir…

NADA

Así que mi búsqueda por un parto natural, o al menos uno normal…

¡¡¡Estaba en marcha!!!

No iba a claudicar… eso lo tenía seguro…

Lo que tenía seguro es que ese hombre no iba a presenciar el parto de mi hija.

Así que… a buscar otras vías…

***

¿Cómo os enfrentasteis a ésta etapa?

¿Vuestros ginecólogos eran más abiertos de mente?

Yo tuve mala suerte…

Pero luego mi suerte cambió…

(Bueno, está claro que yo la perseguí. Y la encontré.)

 { Nos vemos en el siguiente POST }

Paula

¿Qué os ha parecido este post?

 { ¿Te has perdido el POST anterior? }

MI-MAMA-ES-FOTOGRAFA-Y-BLOG

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.