El parto CESÁREA de Aza, Roger venía de nalgas

El parto CESÁREA de Aza, Roger venía de nalgas

A Aza la conocí esplendorosa, quedaba menos de un mes para que Roger llegara a éste mundo.

En aquel entonces aun iba a fotografiar de casa en casa y allí la conocí, en la suya. Estaba tranquila y radiante, con una súper melena rubia y rizada… de GUAUUU!! Fue una conexión directa creo yo. En menos de 5 minutos nos calamos y ¡¡fue una mañana increíble, nos divertimos y reímos un montón!!

Cuando me comentó que estuvo pintando la habitación o empapelando una parte, de rodillas… Y que Roger se giró y se sentó, y que entonces venía de nalgas… me quedé de piedra. Me explicó que intentaba andar a cuatro patas para ver si así se giraba de nuevo, pero… ¡Ella os explica como fue finalmente!

 

“No sé si seré capaz, de hacer llegar, mediante éstas líneas, todo lo que sentí aquel 29 de septiembre de 2014.
Estábamos, en la semana 34, cuando en una revisión, ya nos dieron la noticia que nuestro bebé, había decidido sentarse….ufff!! en ese momento, pensé, nooooo!!! La ginecóloga, me dio una serie de instrucciones, para conseguir que el peque, volviese a encajarse….pero que si no lo conseguía, sería una cesárea, y en la semana 38.

La verdad, es que salí de la consulta un poco triste, no quería una cesárea, y tampoco quería que me sacaran a mi pequeñín cuando ellos lo decidieran!!
Después de todos mis intentos, y las correspondientes visitas al ginecólogo, no hubo manera, Roger seguía sentadito. Acepté, que finalmente todo indicaba que iba a ser una cesárea…. pero si no había peligro para el bebé y yo estaba estupendamente, porque tenían que sacarlo en la semana 38?? Me podía poner de parto, pero si eso ocurría, debía ir lo antes posible al hospital, porque si salía un pie… tendríamos que hacer un parto de nalgas, con los peligros, que ello conllevaba. Además, el hospital, hacía muchísimos años, que no practicaba ninguno.

Mi ginecóloga, un encanto de chica, me ayudó en todo respetando mi decisión. Pero si el 27 de septiembre, que salía de cuentas, y era sábado, no me ponía de parto… el lunes me harían la cesárea.
Y que pasó??? pues que Roger, estaba muy a gusto en la barriga de mamá, así que el domingo por la tarde, preparamos todo lo necesario para nuestra estancia en el hospital. Evidentemente, no pegué ojo en toda la noche. Dios que nervios!! pero, a la vez tenía mucho miedo, por si algo, no iba bien.

Llegamos a la clínica Corachan, acompañados de los cuatro abuelos, era muy temprano, hicimos el ingreso, y cogimos la ropita del pequeñín y el arrullo; ¡¡¡nos despedimos con la certeza y la ilusión, de que cuando nos volviéramos a ver seríamos uno más!!!
Nos pusieron en una salita, donde me sondaron, me cogieron una vía y nos pusieron las famosas correas para controlar que todo estuviera en orden. La comadrona, no podía ser más dulce y atenta. A todo esto apareció mi ginecóloga… ¡¡¡ya había llegado!!! me dio mucha tranquilidad verla. Todo iba perfectamente, así que había llegado el momento. Vinieron a buscarme, para trasladarme al quirófano. A Josep, mi pareja, lo acompañaron a un box, donde se tenía que preparar para poder entrar a quirófano. ¡¡Al no ser una cesárea de urgencia podía entrar!! Cuando llegué allí, ya estaba todo el equipo preparado, vi la ropita de mi bebé en una especie de aparato, que imaginé que era una especie de estufa. Enseguida me indicaron como ponerme, para poder inyectarme la anestesia epidural. No me dolió nada, es más la anestesista, era muy atenta, y mi comadrona estaba allí conmigo acariciándome. Josep podría entrar una vez me hubieran anestesiado.
Me estiraron, y empezaron a tapar, todo lo que no tenia que ver, pero fue entonces, cuando, me empece a encontrar muy mareada, y con muchas ganas de vomitar. Y es que la posición en laque me pusieron para la operación no es la más recomendada, para una embarazada. La anestesista se acercó a mi y vi que llevaba algo en la mano, que inyectó directamente en la vía que me habían puesto. Enseguida, noté un gusto raro en mi boca….me habían sedado. De repente oí un llanto, y alguien, que reconocí como a mi ginecóloga, decir: “ ya está aquí, ya está aquí”. En ese momento, volví en sí, y cuando me giré hacia mi derecha, mi amor, mi compañero, mi confidente, estaba ahí conmigo, dándome apoyo, acariciándome, y viendo como nuestro bebe salía de dentro de mi tripa. Acto seguido, me giré a mi izquierda porque el llanto se hacía mas persistente y fue cuando lo vi… me lo pusieron encima de mi pecho, lo abrace, al mismo tiempo, que me lo comía a besos, fue entonces cuando él calló y yo rompí a llorar. Sin duda, se podía parar el tiempo, que momento más mágico, bonito, inigualable, especial, grandioso… creo que todos los adjetivos se quedan cortos. El equipo médico seguía con sus quehaceres, mientras a mi pequeñín se lo llevaron, para hacer el test apgar, pesarlo, medirlo… y ponerlo la ropita, que mi madre había tejido durante mi embarazo. En cuanto lo tuvieron listo me lo volvieron a traer y lo pusieron encima de mi pecho, y luego nos abrigaron a los dos. Cuando acabaron conmigo nos llevaron a la sala de cuidados y allí estuvimos los tres, solitos, tuvimos suerte, no había nadie. Josep, estuvo con nosotros en todo momento, y así fue como empezamos nuestra vida los tres.

Es curioso porque, cuando me dijeron, que iba a ser cesárea, me vine un poco a bajo…. nunca, imaginé, que diría esto, pero mi experiencia, fue única, dentro de lo permitido, claro está. Pude estar con mi pareja, que eso era primordial para mi, pude escuchar su primer llanto, pude hacer el piel con piel, etc.

La recuperación un poco más lenta y dolorosa que en un parto vaginal, pero nada del otro mundo; además esa pequeña personita te da fuerzas y energía, para poder con eso y con mucho más. Sinceramente, para mí, mi parto no fue nada traumático, me encanta recordarlo, y explicarlo; porque fue el día más importante y bonito de mi vida. Un año después, estoy redactando estas lineas, el mismo día que salía de cuentas, con mi hijo a mi lado, intentado, pulsar alguna tecla del ordenador.”

 

¡¡Un año después nos reencontramos para el primer cumpleaños de Roger!!

Fue estupendo ver cómo ha crecido este campeón… Y entre otras cosas sentí nostalgia. Pues sinceramente, ¡¡yo siempre recuerdo a vuestros bebés tal y cómo los fotografié la última vez!! Y luego cuando los veo… AINSSSSSSS… ¡¡Qué mayores están!!

Mil gracias a Aza & Roger & Josep !!!

AZA mil gracias por querer repetir, por ser como eres y por regalarme este increíble Post <3

Paula



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.