¿Ginecólogo o Comadrona?

Me encontré en la cuenta atrás…

Semana 27.

¡¡¡Mis amigas me regalaron una ECOGRAFÍA 4D para mi cumple!!!

Y fui a hacérmela… Esperamos un buen rato, pues el ginecólogo estaba asistiendo un parto. Pero cuando llegó nos hizo pasar, tumbarme, me puso ese gel helado en la barrigota… Y… ¡¡¡Volià…!!!! Allí estaba mi pequeña… Qué bonita… Qué impresión… Qué detalle… ¡¡¡Qué PASADAAAAA!!! Martina estaba allí dentro, la mar de contenta. Nos dejó verle la carita, las manitas, los pies…

Una sensación inolvidable. Y después nos grabó un DVD con todo lo que habíamos visto y nos lo entregaron antes de irnos.Sin duda un gran regalo. Pues yo me lo estuve pensando y no acababa de decidirme… ¡¡¡Y realmente valió la pena!!!

Semana 28-29. A principios de Julio. Por parir en septiembre.

Con un ginecólogo que consideraba que “EL PARTO NATURAL SOLAMENTE SE ESTILABA EN LA SELVA”

Y que a falta de una visita… Me soltó un…  “Ya nos veremos el 3 de septiembre, que yo en agosto estoy fuera. Si te adelantas ya me llamarán. Y si no estoy… te asistirá el parto otr@ ginecólog@”. Con eso se quedó más ancho que estrecho. Eso sí. Me alargó la mano para darme un papelito con el teléfono del Hospital. Qué atento. Y yo le solté un muy contenido “Gracias”, mientras lo miraba estupefacta a los ojos.

Un grupo de Yoga que no paraba de hablar de que hoy en día “Regalaban las cesáreas“, de que una de ellas tuvo el primero en el Hospital General de Catalunya, y dilató en bañera (por alguna razón médica que no recuerdo no podían ponerle epidural) y estaba encantada, y el segundo iba a ser igual… Me informé y yo no podía tenerla en ese hospital, pues por mi seguro médico solamente podía parir en el Hospital de Barcelona. Seguro que había una salida…

La profe de Yoga (que no había sido madre aun) nos decía una y otra vez que nos pensáramos muchísimo que tipo de parto queríamos, dónde lo queríamos, y que alargáramos la dilatación en casa… Nos dio muchísima información. Y se lo agradezco.

¡¡¡A mi se me ponían los pelos de punta!!!

***

Semana 30-31. Mediados de julio.

Fue entonces que decidí intentar cambiar mi suerte.

Me fui al CAP (Centro de Atención Primaria) que me tocaba, en mi caso el CAP Sant Llàtzer de Terrassa. No había ido nunca. Pues siempre había tenido seguro médico y por lo tanto siempre había sido visitada por el privado.

Fui a pedir hora, tuvieron que abrirme ficha… Les comenté que estaba embarazada de unas 30 semanas y que quería visitarme con un/a ginecólog@, me preguntó que cómo era que venía de nuevo con una gestación tan avanzada y le expliqué mi caso. Me dieron cita para el día siguiente con la comadrona.

Llegué al CAP y me sorprendí, esperé 5 minutos y ya nos tocó entrar.  Sandra abrió la puerta y con una gran sonrisa me invitó a entrar (respiré hondo…). Empezó a preguntarme por el embarazo, los análisis, el peso… Qué paz y tranquilidad se respiraba. Qué atenta estaba y sobretodo que “HUMANIDAD” en el trato…

Le pregunté por el Parto Natural… ¡¡¡Y ni se llevó las manos a la cabeza!!!

Aixxxxxxxxxxx…….. Empezábamos bien… Me relajé… ¡¡¡Y se lo solté todo!!!

Le pregunté si sabía de algún sitio en Terrassa donde hicieran cursos de Pre-Parto, y mi sorpresa fue que los hacían allí mismo, y me apuntó en ese mismo instante. Empezaría la semana siguiente. Yo estaba eufórica, quería gritar, levantarme, abrazarla como pudiera… Pero bueno, con el corazón en la boca, me giré hacia mi marido y le dediqué una sonrisa de agradecimiento. Un…

“Gracias por creer en mi. Por creer que no estoy loca por querer informarme y cambiarme de ginecólogo a un mes y medio de parir. Gracias por acompañarme siempre a las visitas, por estar a mi lado. Gracias por tragarte toooodas las historias de embarazadas, de partos, de ceráreas, de partos naturales… Gracias por estar conmigo ayer, hoy y mañana.”

Y me devolvió la sonrisa, con eso me lo dijo todo.

Sandra se estaba mirando los análisis que le llevé… Y me comentó que el Test O’Sullivan me dio alterado… Me preguntó que si mi médico iba a hacerme más análisis… Y le comenté que él pensó que no estaba tan mal y se despidió de mi hasta septiembre… Así que creía que no.

Así que ella dijo que si quería llevar el parto en el Hospital de Terrassa, tenía que hacerme la curva de la glucosa otra vez. Eso y algun análisis más.

Semanas 32-33. finales de Julio.

¡¡¡Lo mejor de esas semanas fueron las clases de Pre-Parto!!!

Disfruté un montón, nos explicamos los embarazos, resolvimos un montón y medio de dudas, las que repetían embarazo nos explicaron el primero y el parto. Dónde los tuvieron y cómo. Éramos un montón de mamás y papás, almenos 15-18 mamás y… ¡¡¡cada una con su pareja!!!

Conocí a varias comadronas, en especial a Blanca, una comadrona joven, morena, fresca… Se explicaba súper bien y era muy cercana. Creo que ahora está en Manresa… O eso he oído…

¡¡¡Gracias Blanca!!!

(En breve sabréis porqué…)

Fue genial, allí nos conocimos Gemma y yo. Nos caímos genial desde el principio y nuestros maridos también. Luego resultó que parimos en el mismo hospital con horas de diferencia… Y luego eso nos unió mucho más.

Recuerdo que nos reíamos un montón. Hicimos clases para aprender a respirar y relajarnos en el parto. Varios consejos para nuestros maridos, a parte de paciencia… jijiji

Nos pusieron vídeos de partos normales, naturales y cesáreas.

Vídeos de cómo funcionaba un parto y sus fases.

Clases para animarnos a la lactancia materna (cosa que a mi me horripilaba al inicio de mi embarazo… lo reconozco)

No recuerdo 100% todas las clases, pero realmente vale la pena. Te sientes acompañada. Comprendida. Y te lo pasas genial.

¡¡¡Os animo 500% a ir a vuestro CAP y apuntaros!!!

Semana 34. Primera de agosto.

Después de realizar la “dieta explosiva”, otra vez, para realizar la prueba de la glucosa… Me fui al Hospital de Terrassa y me estuve 3 horas con la glucosa. 3 malditos pinchazos más. Qué horror. Pero si no podía ver en la tele como pinchaban a otra persona… y llevaba todo el embarazo así… como un colador tenía el brazo. Con esas finitas venas que se esconden cuando ven una aguja. Qué odisea… Madre Mía.

Pues por mi suerte y alegría… ¡¡¡El primer pinchazo valió!!! Y lo mismo pasó con los dos siguientes. Aixxx…

Semana 35. Segunda de agosto. 

Fui a ver a Sandra, tenía malas noticias. El segundo test de la glucosa salió alteradísimooooooooo. Definitivamente tenía DIABETES GESTACIONAL (qué vértigo pensar que mi ginecólogo me había dado campo libre todo el agosto…). Me dieron hora al día siguiente con la unidad de Diabetes del Hospital de Terrassa. Y las dos doctoras nos explicaron de que iba la cosa, a mi y a dos embarazadas que estaban en mi misma situación.

Nada. Más dieta (si cabía). Y control del azúcar al menos 3 veces al día. Cada semana deberíamos enviarles por e-mail los resultados que nos iban saliendo. Y nos íbamos a ver en un par de semanas si todo iba bien.

Toooooodo un agosto de ir y venir… De playa y hospitales… Una y otra vez…

Semana 36. Mediados de agosto.

Recuerdo estar de vacaciones en Torredembarra. Hecha una pelota. Con un calor increíble. Medio día encerrada en casa, ya que allí había aireeeeeeeeeeeeeeeeeee frescooooooooooooooooo!!!!

A primera hora de la mañana de 9-10’30h, mi marido y yo, nos íbamos a la playa de Altafulla, estaba vacía, tranquila, sin calor… Hacíamos un paseo tocando el agua hasta el castillo… y volvíamos… Recuerdo tener que parar al menos 6-7 veces porque no podía más. La gente me miraba… Y las mujeres asentían… Sabiendo perfectamente por lo que estaba pasando… Detrás de ese barrigón estaba yo… Parecía que llevaba gemelos… o trillizos… no exagero. Es cierto.

(Os aseguro que la de la foto no soy yo… ya me hubiera gustado…)

Ya desde mayo-junio me preguntaban cuanto me faltaba y me auguraban una “horita corta”…

Y aun me faltaban 3 meses por parir…

Semana 37. Tercera de agosto.

Pedí hora para visitar los paritorios del Hospital de Barcelona y del Hospital de Terrassa. El mismo día. Uno a mediodía y el otro por la tarde. Aprovechando el viaje a Barcelona desde la playa…

Entré en el Hospital de Barcelona, subimos a la planta y nos atendió una enfermera. Empecé preguntándole por un parto natural… Y me comentó que podrían intentarlo. Me enseñó las habitaciones de dilatación. Le pregunté por pelotas de dilatación, bañera o ducha… Y me dijo tajantemente que allí no había nada de eso. Y que la dilatación tenía que hacerla en cama. Ok. Asentí. Nos pegó un rollo que ni recuerdo, pues ya me había respuesto lo que pensaba. Nos enseñó los quirófanos desde la puerta. Nos indicó dónde estaba la Nursery (lugar dónde no iba a dejar entrar a mi hija ni un minuto). Finalmente acorté la visita y nos fuimos. Y le solté a mi marido…

“No se cómo es el otro hospital, pero mi hija aquí no va a nacer.”

Por la tarde fuimos al Hospital de Terrassa (No la Mutua de Terrassa).

Una comadrona, ya mayor, bueno… mayor que Sandra (que es treintañera… creo recordar…) jijiji Nos atendió muy amablemente, me dio la mano y me enseñó varias salas de dilatación. Me explicó que teníamos total libertad de movimiento, pelotas de dilatación a nuestra disponibilidad, música relajante, luz indirecta, ducha para dilatar… Que no se sabía quién de ellas iba a atender el parto, porque iban rotando… Pero si todas eran como ella, Sandra o Blanca… Lo dejaba en sus manos sin dudarlo un segundo.

Recuerdo estar como flotando… Lo tenía al lado de casa… Y no lo sabía…

Me comentó que el día D podíamos venir con nuestro “Plan de Parto” bajo el brazo e intentarían cumplirlo.

Eso fue un REGALO.

 ¡¡¡HABÍA ENCONTRADO EL HOSPITAL DONDE TENER A MI HIJA!!!

Ya quedaba poquito… pero lo había conseguido…

Estaba satisfecha por mi tozudez.

Ahora solo faltaba esperar que Martina llegara…

Y lo necesitaba… Después de un montón de kilos encima y 3 números más de zapato…

¡¡¡Por fin ya se acercaba!!!

.

{ Nos vemos en el siguiente POST }

Paula

¿Tuvisteis Diabetes Gestacional?

¿Cambiasteis de ginecólog@ en el último momento?

¡¡¡Explicadme como fueron las últimas semanas!!!

¿Qué os ha parecido este post?

 { ¿Te has perdido el POST anterior? }

MI MAMA ES FOTOGRAFA Y BLOGGER copia



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.